Hablando con Jesús a través de la oración

Señor Jesús, que mi corazón abrace eternamente tu Bondad, no permitas que me aparte de tu camino, es la paz que me hace vivir bien, contento, seguro.

Si dejara fluir mi pensamiento hacia mi pasado, entristecería por ser indigno de tu amor; pero eres Tú, Señor Mío, el que ha dado a mi ser esta oportunidad de renovarme, de tomar un camino nuevo donde todo me habla de Ti, de tu Grandeza y de la Misericordia que extiendes a todas las almas, a los que amas, a quienes desean liberarse de las ataduras que privan de la verdadera Felicidad, que es plena y completa si confiamos en Tí.

Soy otro, nada hay oculto, porque tu Misericordia ha llegado a mi alma. Con alegría seguiré mi camino, camino de fe, camino de Luz, camino de Amor, con sueños y proyectos, siempre agradecido, siempre a tu Servicio, amando tu Palabra, y dando testimonio de mi conversión ante Tí, mi Dios y Salvador. A tu lado estoy seguro, nada temeré, nada me dañará. AMEN